Hace algunos años los estándares de belleza que dictaba el mundo de la moda eran totalmente específicos: ninguna chica con una altura menor a los 1.70 metros, con un peso mayor a los 50 kilos y por supuesto con curvas podría siquiera pensar en ser modelo de alguna firma reconocida. Afortunadamente todos estos pensamientos negativos sobre las personas han cambiado de manera radical, dándole oportunidad a más chicas de que exploten su belleza en el mundo de la moda.




Cuando esta chica decidió forjarse una carrera en el modelaje las respuestas fueron demasiado negativas. Iskra Lawrence es una modelo de Worcesterhire, Reino Unido, que comenzó su carrera de modelaje cuando tenía tan sólo 12 años. Conforme fue creciendo, su cuerpo también sufrió los cambios típicos de la adolescencia, por lo que fue rechazada en varias agencias debido a que no cumplía con las medidas “exactas” que requerían en esos momentos. Fue entonces que decidió tomar el asunto en sus propias manos.

Ahora, a sus 25 años está demostrándole a las agencias que la rechazaron el gran error que cometieron. Recientemente Iskra se ha convertido en la modelo de ropa interior Aerie Real, y definitivamente ha conquistado al mundo con su curvilíneo y sexy cuerpo.

Iskra está destruyendo todos los estándares